Proyecto: Niños y espectáculo. Configuraciones patrimoniales entre los niños gitanos ludar del norte (norte de México)

Por: Dra. Neyra Alvarado Solís.

Los ludar llegaron a México desde finales del siglo XIX, en diversas oleadas de migración. Circulan por el país y ofrecen espectáculos callejeros y practican el comercio minorista (alimentos, gasolina, venta de frutas, coches). Entre los años 1970 – 1980, se establecieron en el sur del país desde donde se desplazaron al norte siempre realizando las mismas actividades. Viven en caravanas en campamentos, lo que les permite circular. Por lo general, se instalan en las periferias de las grandes ciudades (Mazatlán, Culiacán, Sinaloa, Tijuana, Baja California, Tepic, Nayarit), en las zonas peligrosas o violentas, donde la droga está presente. Debido a este modo de vida itinerante, generaciones enteras no han asistido a la escuela (Alvarado 2015). No existe hasta esta fecha ningún nuevo censo de población ni de estadísticas sobre los gitanos (incluidos los ludar) y el interés de la comunidad científica mexicana empieza apenas (Pérez y Armendáriz 2001, Campos y García 2007).

Invisibles, pero conocidos por todos, tanto dentro como fuera de la sociedad mexicana, los ludar —que circulan entre las diferentes ciudades y pueblos de México— sufren de un abandono total por parte de las políticas públicas mexicanas: en lo concerniente al desarrollo, a la salud, a la escolarización, etc. y, más aún, en materia de patrimonio. ¿Qué excluye las actividades culturales ludar del patrimonio tal como lo establecen las instituciones y las poblaciones de México? ¿Qué lugar resta entre patrimonialización indígena y “patrimonialización nacionalista” para las poblaciones periféricas como aquella de los ludar? Una de las principales actividades de las familias ludar consiste, sin embargo, en los espectáculos (música, cantos, danza, hipnosis, recorridos, etc.), transmitidas entre los niños (de ambos sexos), de adultos a niños y de niños a adultos, que presentan a los habitantes en los lugares donde se quedan (Alvarado 2016). Estos espectáculos representan un patrimonio para los ludar. Los niños ludar participan activamente en la vida colectiva de las familias extensas y forman parte activa de los espectáculos mediante los cuales innovan al transformarlos de manera constante e intensiva, “los gustos de los mexicanos”. Ellos conocen estos gustos gracias a las interacciones que tienen con ellos por vía de la televisión, la radio o de Internet. Desde muy temprana edad, los niños conocen la música, los números y elaboran las puestas en escena, en los espacios entre los niños del campamento, antes de lanzarse a presentar la escena ante los espectadores. Sin embargo, ¿qué es un patrimonio en acción) ¿Qué lugar ocupa la innovación dentro del proceso de la patrimonialización? ¿Cómo se relaciona el trabajo de los niños con el patrimonio? Si, entre los ludar, lo importante es ser “artista” y de presentarte en escena, no es de poca importancia que el matrimonio marque para las mujeres abandonar la escena. ¿El acceso a la escena con base en el género desempeña un papel en la transmisión? ¿Cómo conciben y experimentan los niños aquello que se transmite? La concepción de aquello que se comparte por los ludar consiste en la forma de actuar y en su transmisión, y actualiza las diferencias y discrepancias evidentes entre la definición universal del patrimonio y de la patrimonialización por parte de las instituciones.

La falta de reconocimiento y de relevancia de los ludar en la sociedad mexicana, al igual que la falta por parte de los ludar de reclamar su lugar, impiden el mejoramiento de sus condiciones de vida así como un desarrollo real. Estas preguntas complementarán aquellas formuladas en la problemática general compartida y se abordarán siguiendo el esquema metodológico elaborado colectivamente. La investigación consistirá en estudiar la ausencia de los ludar en el “expediente del patrimonio mexicano” y después abordar el punto de vista de los ludar (historias de vida intergeneracionales) y más particularmente de los niños, por medio de Talleres de patrimonio, los recorridos comentados e iconográficos, la observación de los espectáculos de los niños y las conversaciones informales.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search