Proyecto: ¿Los sitios patrimoniales con, para o sin los niños? Enfoque histórico de la patrimonialización (México)

Por: Dr. Moisés Gámez.

¿Cuáles son las percepciones de los niños acerca de los sitios patrimoniales? El expediente de la ciudad de San Luis Potosí como Patrimonio Mundial de la Humanidad no hace referencia directa a los niños, si este hecho no sirve para aludir a la pregunta de la herencia cultural, si menciona la necesidad de transmitir dicha herencia “a las futuras generaciones”. Es legítimo preguntarse sobre el significado y el impacto de cierto patrimonio en la medida en que los actores a los cuales va dirigido no sean convocados para considerarlo. Sólo la cuestión de la preservación pasó por su cabeza, la misma está incluida en un sentido muy restringido. Se trata de enseñar a los niños cómo “cuidar el patrimonio”, a no deteriorarlo. En las escuelas, y en ocasiones en la oficina de turismo, se organizan “salidas o visitas al patrimonio”, pero destinadas en un principio a enseñar a los niños el buen uso del patrimonio más que a explicarles el interés cultural a grandes rasgos. Esta concepción, limitada, del papel de los niños se basa en una visión antigua que descansa en la noción centrada en el adulto que opone “lo que saben” y lo “que no saben”. Heredada del siglo XIX, esta visión ha evolucionado muy poco con el tiempo, a pesar de todo el debate que ha habido sobre la necesidad de incluir a los niños en la producción de los conocimientos.

En el proyecto, proponemos documentar este proceso, al reenviar el material pedagógico utilizado desde hace más de un siglo en las escuelas, y que aborda directa e indirectamente la cuestión del patrimonio. En los manuales, el patrimonio que se enseña a los niños es en la mayoría de los casos político: consiste en valorar los símbolos más sólidos de la Nación: la bandera o los monumentos que rememoran la Revolución. También se remiten a “personajes patrimoniales” como Pancho Villa, la China poblana o Sor Juana. El objetivo de esta enseñanza es lograr que el niño sea un “buen ciudadano”, patriota, respetuoso de los valores en que se cimienta la República y, también que se identifiquen con estos héroes.

Trabajaremos también en el Museo Regional Potosino cuando se organicen visitas de niños escolarizados. Podríamos analizar las charlas dadas sobre el patrimonio y compararlas con los contenidos de los manuales escolares. Reconsiderar los manuales escolares, a fin de transmitir ideas diferentes sobre el patrimonio retomando lo que dicen los niños, podría ser uno de los resultados del proyecto.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search