Proyecto: Participación de los niños en la fabricación de juegos pirotécnicos. El caso de la fiesta patronal de Tultepec (México)

Por: Mtra. Norma Casas Sánchez.

Tultepec es un municipio del Estado de México situado en el norte de la zona metropolitana de la capital (Vásquez 1999). Se trata de un pueblo especializado en la fabricación de fuegos artificiales (desde el siglo XIX) cuya fama es ampliamente reconocida y que vive al ritmo de las fiestas patronales (más de 52 fiestas al año). La población se atribuyó el nombre de la “capital nacional de la pirotecnia” en 1997. A esta artesanía —que constituye la actividad económica principal de los habitantes y que es un rasgo distintivo del pueblo— se suman otras actividades tales como la práctica del papel maché, de la música sinfónica y del arte floral. Dadas estas características, es casi “natural” que, desde el punto de vista de las instituciones públicas, las habilidades y los conocimientos técnicos de los habitantes de Tultepec encarnen el ejemplo de aquello que se define habitualmente como una práctica cultural patrimonial o una tradición.

Al especializarse como artesanos, los habitantes desarrollan las habilidades, los conocimientos técnicos y las visiones estéticas que les pertenecen, y que se transmiten de generación en generación. Si son conscientes de su especificidad, y trabajan para dar valor a sus logros tanto de manera local como nacional e internacional, no exigen —sin embargo— un reconocimiento institucional ¿Puede hablarse aquí de un patrimonio que se ignora? ¿Qué formas específicas de transmisión ponen en práctica los adultos con los niños? ¿Qué papel desempeña el género en el proceso y cómo asocian los adultos el trabajo infantil y las normas internacionales en la materia?

En la investigación, planteamos la hipótesis que los niños no aprenden de manera integral el conjunto de conocimientos transmitidos por los adultos. Durante el proceso de transmisión, hay omisiones, olvidos, pérdidas, sustituciones y también adaptaciones y la incorporación de elementos de su entorno para los niños (Toren 1999; Corsaro 1985). Los niños desarrollan así sus conocimientos técnicos y estéticos que presentan algunas diferencias con aquellos de los adultos (Podestá 2000, 2003) ¿Cuáles son estas diferentes y cómo demuestran que los niños no son simples aprendices, sino más bien receptores activos del conocimiento y actores de la innovación en su ejecución? ¿Cómo los niños se convierten en los constructores de su propio patrimonio cultural?

La cuestión patrimonial será primero analizada a la luz del punto de vista de las autoridades del pueblo, después de sus habitantes, a fin de comprender de mejor manera la condición del pueblo y la artesanía que lo caracteriza. Las leyendas de vida contados de una generación a otra permitirán documentar después los procesos de transmisión en el seno de familias famosas por su maestría en la elaboración de fuegos artificiales. Paralelamente, el punto central se pondrá en los niños (transmisión, material, conocimiento, ejecución) a través de Talleres de patrimonio. Permitirán comparar las visiones de los niños con aquellas de los adultos acerca de los que se considera el patrimonio.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.