Proyecto: El patio de juegos como un espacio patrimonial. Igualdad y desigualdades entre niños (Lieja, Bélgica)

Por: Dra. Marie Campigotto.

Hablar de “patrimonio”, es referirse a la idea de herencia de un bien material o simbólico transmitido por los padres. ¿Qué hay de aquel que se transmite entre los niños por los compañeros? La cuestión de la difusión y de la transmisión de prácticas infantiles en el espacio y en el tiempo también se ha debatido en las ciencias sociales (Opies 1959, Morin 2010, Suremain y Cohn 2015). Los trabajos dan testimonio de la existencia de un “folclor” o de “tradiciones infantiles”. En este sentido, las comunidades de niños llegan a considerarse como subculturas o micro sociedades relativamente autónomas, incluso distintas y separadas de las sociedades de los adultos. Lejos de formar realidades homogéneas, o condiciones circunscritas y estancadas, lo que se identifica como sociedades o culturas infantiles constituyen fenómenos en movimiento, heterogéneos, complejos e incluidos en una cierta historicidad. Describir y comprender los patrimonios infantiles —bienes culturales que circulan y se trasmiten entre los niños— necesitan tomar en cuenta los contextos en

Es a partir de una investigación etnográfica en la ciudad de Lieja que la investigación pretende cuestionar las dinámicas infantiles entre niños de seis a ocho años de edad y su carácter integrador para los niños que provienen de los estratos sociales menos favorecidos.

Lieja (con aproximadamente 200,000 habitantes), ciudad con un fuerte pasado obrero y antigua capital del Principado de Lieja, está situada en la cuenca siderúrgica de Valonia, la cual sufre de una creciente inseguridad económica y social de una parte de su población “local” (fin de la industria minera y siderúrgica) y de sus inmigrantes (diferentes oleadas migratorias se han sucedido desde los años 1950). Afectaciones económicas (tasa de desempleo de alrededor del 20%), un niño de cada cuatro vive en una situación de pobreza y sufre de desigualdades en términos de acceso a los servicios de salud, a la cultura y a la educación.

Residentes de colonias diseminadas por la Ciudad, los niños que forman parte de la investigación viven y se desarrollan en contextos socioeconómicos contrastantes y se benefician de referentes sociales y culturales heterogéneos en el seno de sus familias. Participando en sus actividades recreativas en diferentes escuelas de educación básica (Delalande 2001), uno se da cuenta, sin embargo, que las prácticas periódicas, puntuales u ocasionales se sobreponen. Este es el caso de los “juegos”, de las “modas”, de los gustos, de los modelos preferenciales de los niños cuyas condiciones de vida parecen inconmensurables.

¿Cómo se actualiza el “sentido común” compartido por niños muy diferentes? ¿Este “sentido común” (Geertz 1983, Goffman 1973) abordaría el ejercicio de una cierta creatividad dentro de los límites definidos por los entornos en los que se desarrollan y viven los niños? ¿Puede uno discernir una perennidad que contradice la idea de fugacidad con la que se asocia comúnmente la infancia como un estado transitorio que se caracteriza por lo efímero? ¿Esta clase de perennidad entre generaciones de bienes inmateriales —que se tramiten, por otra parte, de generaciones de niños a generaciones de niños— abordará la singularidad de una experiencia personificada por otros y por sí mismo, que resulta extraña para ciertos niños en un momento dado de su existencia? ¿Cómo esta unidad en la diversidad de contextos económicos, sociales y culturales puede constituir un factor de integración social? ¿De qué manera los adultos (entorno familiar e institucional del niño) contribuyen a esos bienes culturales compartidos?

Interesarse de esta manera a las configuraciones patrimoniales infantiles permiten en primer lugar deconstruir una serie de representaciones y prejuicios, hechos de construcciones sociales, culturales e históricas que contribuyen a definir, en determinado momento, un cierto “modelo de la infancia” (Bonnet et al. 2012). En segundo lugar, pedir la opinión de los niños en relación con el tiempo, con el pasado, con ciertos legados para así aportar una nueva perspectiva sobre las dinámicas locales de las configuraciones patrimoniales al cambiar el punto de vista. Por último, estudiar los patrimonios infantiles de manera comparativa desde esta perspectiva permite comprender los mecanismos de aprendizaje entre los niños, la imitación, el juego y superar las desigualdades sociales al compartir un patrimonio común.

La investigación se llevará a cabo en el patio de recreo de cada una de las escuelas por medio de la observación; los recorridos comentados se realizarán con los niños en sus colonias, para poder comprender su lectura y su visión del ambiente en comparación con el espacio del patio de recreo. Estas actividades de investigación lograrán un reencuentro entre las poblaciones infantiles en los Talleres de patrimonio.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search